¿Son legales las actuaciones de El cobrador del Frac?

¿Son legales las actuaciones de El cobrador del Frac?

La pregunta es fácil, pero la respuesta es difícil. Tendremos que responder “a la gallega”: “depende de lo que haga”.

Lo normal es que la actuación de El cobrador del frac se inicie con una llamada telefónica al presunto deudor reclamándole la cuantía de una deuda. Bien es cierto que el lenguaje utilizado será algo grosero, pero eso no es delito. También le dirá que acuda a su oficina (la de El cobrador del frac) para zanjar el asunto.

Si no acude a la cita, tenga por cierto que irán a buscarle y la actuación será como se describe en los párrafos siguientes.

Como decimos, la llamada puede ser sustituida por una visita a su domicilio, a su oficina, a su centro de trabajo; en fin, donde le pueda localizar.

¿Qué debe hacer el presunto deudor perseguido?. En primer lugar, solicitarle algún documento que acredite su legitimación para reclamar la deuda. Y, en segundo lugar, pedirle una tarjeta o mejor dos para ponerse en contacto con el cobrador.

¿Para qué le pedimos esos documentos?. Pues es evidente: de esta forma acreditamos ante los Tribunales, la Policía o Guardia Civil que estamos siendo perseguidos por El cobrador del frac. Y, si hay algún testigo, pues tanto mejor.

Hasta aquí todo es legal.

Ahora bien, si el trabajador de El cobrador del frac se dedica a llamarle constantemente, a llamar a sus vecinos, a sus amigos, a sus compañeros de trabajo, a su jefe, a su familia, a sus clientes, a sus proveedores para comunicarles su carácter de deudor, la cosa cambia.

Y no digamos ya si empleado de El cobrador del frac comienza a insultar o a amenazar al presunto deudor con algún mal para él o su familia.

En este caso ya será necesario llamar a un abogado especializado en la materia porque se ha cometido un ilícito, que podrá ser sancionado por vía civil o penal.

Acudir a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado “a pecho descubierto”, sin saber exactamente cómo hay que interponer la denuncia, puede trastocar todos los derechos que le asisten.

EL DEFENSOR DEL MOROSO está para eso: para evitar que esos delitos y abusos se produzcan.

Espero que le haya servido de provecho.

Pablo J. Camacho Sánchez

Abogado

Sin comentarios

Publica un comentario