LOS COBRADORES DE MOROSOS

LOS COBRADORES DE MOROSOS

Una peculiar forma de cobro de deudores que solamente existe en España son los denominados «cobradores de morosos». Ellos mismos se publicitan como «cobradores de morosos mediante métodos expeditivos». Aunque ellos afirman que se mueven en la más absoluta legalidad, ello es completamente falso. Lo cierto es que bajo su aspecto de legalidad se esconden verdaderas mafias que buscan lograr el cobro mediante la extorsión.

Todos hemos podido verlos circulando por nuestras ciudades. Todas ellas tienen características similares: persiguen al deudor disfrazados con los más variopintos disfraces (frac, torero, fraile, zorro, payaso….), utilizan un lenguaje vulgar, amenazante, falto de modales y zafio, son altivos y conducen llamativos coches rotulados que denota su presencia y la finalidad de su visita: cobrar a un presunto deudor y acosarle psicológicamente hasta que pague. No importa la forma.

Su modus operandi es idéntico: ridiculizar y estigmatizar públicamente al deudor hasta que pague. Para ello, hacen pública la morosidad del perseguido ante familiares, vecinos, amigos, clientes o proveedores. Esto es, a todo su entorno social, laboral y familiar hasta hundirle psicológicamente.

Este lucrativo negocio surge en España a mediados de los años 80 del pasado siglo como consecuencia del desarrollo económico experimentado en nuestra nación. La idea no era nueva; ya había sido experimentada en latinoamérica con desigual resultado. El deficiente funcionamiento de la Administración de Justicia, sus altos costes y continuas dilaciones, la relajación de las costumbre mercantil y la falta de regulación legal de este sector, entre otras causas, propiciaron la aparición masiva de estas compañías. Posteriormente, dado sus altos beneficios, han surgido otras. vamos a estudiar las principales empresas de «cobradores de morosos».

EL COBRADOR DEL FRAC

La primera empresa de este sector fue la llamada EL COBRADOR DEL FRAC, fundada por Luis Navarro Riu y propietario de la marca, tal como se informa en la página de la Oficina Española de patentes y marcas. También es propietario de la marcas «El cobrador de negro» y «El chivato».

 

Las citadas marcas son gestionadas y explotadas por un número considerable de sociedades y que tardaríamos meses en estudiar en profundidad.

Ante este panorama podemos pensar en que el citado Sr. colecciona sociedades o podemos sospechar cualquier otra razón, teniendo en cuenta el viejo refrán: «piensa mal y acertarás».

El espíritu empresarial del Sr. Navarro Riu no tiene límites y se ha expandido  en Panamá como se puede comprobar:

– Registro de El Cobrador del Frac en Panamá.

Tampoco podemos dar una contestación coherente a esta presencia de El Cobrador del Frac en el citado paraíso fiscal. Cada uno puede pensar lo que quiera.
Como queda dicho, la actividad de El Cobrador del Frac está dirigida al cobro de deudas mediante la extorsión. Para ello se valen de cualquier medio que pueda humillar al deudor. Así, no se amedrentan al publicar en prensa la lista de presuntos deudores. Así se observa en la fotografía adjunta.

Tampoco dudan en colocar letreros en las viviendas de los ciudadanos con la leyenda «moroso paga o todos lo sabrán» y el logotipo la empresa.

 

 

Sin comentarios

Publica un comentario