LOS COBRADORES DE MOROSOS

LOS COBRADORES DE MOROSOS son una peculiar forma de cobro de deudores que solamente existe en España. Ellos mismos se publicitan como “cobradores de morosos mediante métodos expeditivos”. Aunque ellos afirman que se mueven en la más absoluta legalidad, es completamente falso. Lo cierto es que bajo su aspecto de legalidad se esconden verdaderas mafias que buscan lograr el cobro mediante la extorsión.

Todos hemos podido ver a los cobradores de morosos circulando por nuestras ciudades. Todos ellos tienen características similares: persiguen al deudor disfrazados con los más variopintos disfraces (frac, torero, fraile, zorro, payaso….), utilizan un lenguaje vulgar, amenazante, falto de modales y zafio, son altivos y conducen llamativos coches rotulados que denota su presencia y la finalidad de su visita: cobrar a un presunto deudor y acosarle psicológicamente hasta que pague. No importa la forma.

El modus operandi  de los cobradores de morosos es idéntico: ridiculizar y estigmatizar públicamente al deudor hasta que pague. Para ello, hacen pública la morosidad del perseguido ante familiares, vecinos, amigos, clientes o proveedores. Esto es, a todo su entorno social, laboral y familiar hasta hundirle psicológicamente.

Este lucrativo negocio surge en España a mediados de los años 80 del pasado siglo como consecuencia del desarrollo económico experimentado en nuestra nación. La idea no era nueva; ya había sido experimentada en latinoamérica con desigual resultado. El deficiente funcionamiento de la Administración de Justicia, sus altos costes y continuas dilaciones, la relajación de las costumbre mercantiles y la falta de regulación legal de este sector, entre otras causas, propiciaron la aparición masiva de estas compañías. Posteriormente, dado sus altos beneficios, han surgido otras. Vamos a estudiar las principales empresas de “cobradores de morosos”.

EL COBRADOR DEL FRAC

La primera empresa de este sector fue la llamada EL COBRADOR DEL FRAC, fundada por Luis Navarro Riu y propietario de la marca, tal como se informa en la página de la Oficina Española de Patentes y Marcas.

La citada marca es gestionada y explotada por un número considerable de sociedades controladas por Luis Navarro Riu y que tardaríamos meses en estudiar en profundidad.

Como queda dicho, EL COBRADOR DEL FRAC fue la pionera de este suculento negocio. Y de ella, han surgido todas las demás utilizando los mismos métodos coercitivos para lograr el cobro de la deuda.

Debemos reseñar el excelente reportaje emitido en la cadena televisiva La Sexta en que se analiza a fondo la fortuna amasada por LUIS NAVARRO RIU con la actividad de EL COBRADOR DEL FRAC. Puede ver el citado reportaje en el siguiente enlace pinchando aquí. Les recomendamos su visionado para conocer el trasfondo de EL COBRADOR DEL FRAC.

EL TORERO DEL MOROSO

EL TORERO DEL MOROSO es la segunda compañía de cobradores de morosos en orden a su volumen de trabajo. La marca está registrada a nombre de JAVIER DÍAZ PÉREZ, antiguo trabajador de BANESTO, según la Oficina Española de Petentes y Marcas. El citado empresario ostenta la propiedad de múltiples sociedades que explotan la marca EL TORERO DEL MOROSO.

Como en el caso anterior, los empleados de EL TORERO DEL MOROSO no dudan en vestirse de torero y visitar el domicilio o el lugar de trabajo del presunto deudor a fin de avergonzarle ante vecinos y amigos y atormentarle psicológicamente hasta lograr el cobro.

Nuevamente nos encontramos con una grave intromisión en el derecho al honor, la intimidad y la propia imagen.

Como todas las compañías de cobradores de morosos, cuenta con numerosas denuncias y condenas penales que, por ser tan leves, pagan la multa gustosamente habida cuenta de que las ganancias de la empresa son muy superiores a cualquier multa que le impongan.