Nuestros Servicios

q

Nuestros servicios van dirigidos a la defensa integral de los derechos del deudor. No se trata de no pagar, sino de aplicar estrictamente la legislación vigente, pagar lo que es justo y realmente debido y por los cauces legales establecidos. En definitiva, hacemos valer los derechos del deudor frente a cualquier reclamación pecuniaria que se le realice desde cualquier ámbito.

Con nuestros servicios, intentamos garantizar lo determinado en el Art. 24 de nuestra Constitución:

“Todas las personas tienen derecho a obtener la tutela efectiva de los jueces y tribunales en el ejercicio de sus derechos e intereses legítimos, sin que, en ningún caso, pueda producirse indefensión”.

En definitiva, los Tribunales de Justicia u otras instancias arbitradas por la legislación son el lugar adecuado para dirimir las controversias entre los ciudadanos, siendo aquellos los que deben declarar la existencia o no existencia de una deuda, así como la ejecución de los bienes del deudor para satisfacer el crédito.

Por otra parte, buscamos dar efectividad a lo establecido en el Art. 18 de la Constitución:

“1. Se garantiza el derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen”.

q
q

Este último precepto constitucional es de tal importancia por ser un derecho fundamental, que está debidamente regulado mediante la Ley Orgánica 1/1982, de 5 de mayo, de protección del derecho al honor, a la intimidad personal y a la propia imagen.

Como ha quedado dicho, queda claro que estas empresas, mejor llamadas pseudoempresas, desprecian descaradamente la escasa legislación vigente. En estos casos, nuestros profesionales estudian detalladamente casa caso y sus circunstancias y desarrollan todas las gestiones necesarias para darle la solución más adecuada.

q
q

Así, si la deuda fuera cierta, vencida y exigible jurídicamente, nuestros profesionales procederían a la negociación del pago de la misma, bien acordando el aplazamiento de la misma o bien una quita en su cuantía. Teniendo en cuenta la situación económica de nuestro cliente, llegaríamos a la solución más beneficiosa para sus intereses.

Si la deuda fuera incierta y, por ello, no exigible, realizaríamos todas las gestiones precisas para conseguir el cese de las reclamaciones realizadas a nuestros clientes, tanto por medios judiciales como extrajudiciales.